Por: Cami Långstrump (@SerafinaMarina)

El pasado 3 de febrero se celebró la edición número 32 de los Premios Goya, en donde Una Mujer Fantástica se llevó la estatuilla en la categoría Mejor Película Iberoamericana. El filme, dirigido por Sebastián Lelio, ha estado en la palestra los últimos meses debido a su nominación en los festivales más importantes del cine en la actualidad, haciéndose acreedor de premios en varios de ellos.

Una Mujer Fantástica, estrenada en la Berlinale, retrata el duelo que Marina (mujer transgénero) debe vivir tras la muerte de su pareja y cómo la familia de este se lo hace más complejo. Daniela Vega, protagonista trans de Una Mujer Fantástica, ha sido reconocida y galardonada por la crítica de cine en Chile y el extranjero. Esto ha generado diversas reacciones en  redes sociales, en donde se ha aplaudido su trabajo y también se ha intentado echar por tierra a causa, únicamente, de su transexualidad. Pareciera ser que en Chile no valoramos el trabajo del compatriota si este daña profundamente nuestras convicciones morales, o puede que estas estén por sobre lo que se está gestando hace años desde la industria cinematográfica chilena hacia el mundo. ¿Tan complejo es reconocer el trabajo del equipo de Una Mujer Fantástica y alegrarnos por cómo posicionan el cine chileno en el extranjero?

Felizmente, declaro que este filme nos abre las puertas al exterior a través de una visión amplia sobre la transexualidad, ya que intuyo, no queremos ser esa nación al mando de un Presidente electo que señaló que la transexualidad era algo que se podría corregir con el tiempo, respaldándose en que cambiar de género no es como cambiar de camisa, ¿o sí? Por más que se haya pedido las disculpas pertinentes al respecto, estos dichos calan hondo en la memoria social y colectiva; estamos acostumbrados a decir lo que se nos antoje y luego pedir una disculpa pública obligada. Por lo mismo, las y los invito a reflexionar antes de soltar cualquier barbaridad que podrá ser juzgada públicamente.

El año 2017 estuvo marcado por la lucha sobre la identidad de género, bien recordarán la polémica sobre el bus de la igualdad y a su vocera Marcela Aranda. La pérdida del Globo de Oro, por parte de Una Mujer Fantástica, nos impulsó a pelear contra aquellos que mediante burlas se alegraron del hecho; sin embargo, hoy nos toca celebrar el Goya, celebrar por el cine chileno, por Daniela Vega, por Sebastián Lelio, por todo el equipo que trabajó en la película, y por qué no, por Carla González Aranda y todas las personas trans que luchan por el derecho social básico de ser reconocidos por su género sentido dentro de la sociedad chilena.

Para quienes no hayan visto la película aún, y a la espera de una nueva alegría que podría brindarnos si consigue el Oscar como Mejor Película Extranjera, pueden revisar los horarios en que se está exhibiendo en los siguientes cines: Cine Arte Normandie, Cineplanet Costanera, Cine Hoyts La Reina y Cinemark Alto Las Condes; esperamos que pronto vuelva a aparecer en las carteleras de estos cines en regiones distintas a la Metropolitana.