Por: p0y

Hoy por hoy el Litio es un tema puesto en la palestra, tanto política como económica y tecnológicamente. En las redes sociales vemos críticas a lo que está sucediendo con el mineral en términos económicos para Chile. Vemos también en los medios cierta cobertura, pero muy poca gente sabe en realidad qué es el litio y por qué es importante para Chile. En este artículo intentaremos develar un poco las realidades respecto a un tema que es sensible para nuestro país y que como veremos, probablemente no está siendo tratado de la forma adecuada en vistas a que su explotación sea beneficiosa para Chile.

Algo de historia

Por allá por los 50, en plena guerra fría, estudios indicaban que el litio servía para hacer bombas nucleares. EE.UU., como es costumbre, influyó en que los demás países declararan el mineral como un recurso “estratégico”, tal como sucedió con el uranio y varios otros elementos de la tabla periódica. Se indicó finalmente, que el mineral no poseía importancia real en lo que a su uso bélico se refería, y poco a poco fue eliminado de esta categoría. En Chile (se desconoce la razón) el litio sigue siendo un recurso estratégico.

El solo hecho de que tenga la categoría de estratégico hace que este recurso solo pueda ser explotado por el Estado, pero en términos prácticos, en Chile no funciona de esa manera. En los años setenta, CORFO cedió en concesión a SQM y SCL Rockwood (antiguamente Sociedad Chilena del Litio), los paños del Salar de Atacama, quedando CORFO como receptora única de los impuestos y el arriendo que paga SQM.

Se estima que la cantidad de litio existente en todo el mundo asciende a unas 40 millones de toneladas, Chile tendría aproximadamente entre 8 y 12 millones, que serían un 30% de la reserva mundial. La proyección del mercado indica que la producción de litio está creciendo en forma exponencial y se predice que de una producción anual de 150 mil toneladas podríamos subir a 300 mil, asimismo, el precio del litio se ha duplicado en la última década, desde 2500 a 5000 dólares la tonelada.

El litio cumple con condiciones que lo hacen un recurso muy importante para nuestro país, es abundante, de fácil extracción, y lo más importante, el elemento clave para la elaboración de baterías. Corazón de los dispositivos portátiles que se han convertido en el centro del desarrollo tecnológico en los últimos años, además de ser literalmente el motor del desarrollo de la tecnología conocida como “electromovilidad”; en buenas cuentas, autos eléctricos, que dicho sea de paso, parece ser el negocio del siglo y vendría a reemplazar lo que ha sido desde principios del siglo veinte el mayor negocio, el de los combustibles fósiles.

Un mito que hay que derribar es que Chile no posee las mayores reservas del mundo, el litio existe en todo el planeta, si bien es cierto, poseemos gran cantidad, ésta no es tanta como para hacernos una potencia mundial. Sin ir más lejos, Argentina y Bolivia tienen reservas similares o mayores que las nuestras y con mejores políticas en cuanto a su explotación.

La producción actual de litio en un año equivale a lo que se vende de cobre en diez días, 150 millones de dólares para el litio versus 50 mil millones para el cobre. Tomando en cuenta la facilidad de extracción y que es abundante, aproximadamente da para cinco siglos de extracción, y parece un sinsentido esta diferencia en la producción. En términos de importancia, el litio es vital para la producción de baterías, pero no requiere de grandes adelantos tecnológicos para su extracción, lo que lo hace un recurso económico tremendamente interesante para el país.

El litio y la situación actual

Entendiendo lo anterior y la importancia que tendría el recurso para Chile, cabe preguntarse por qué tanto revuelo respecto a los acuerdos tomados entre CORFO y Rockwood. ¿Finalmente quién es el dueño de la producción del litio? Ciertamente no el Estado, quien solo seguirá obteniendo beneficios por concepto de “Royalties”, esto claramente recuerda a la situación del cobre antes de su nacionalización. Surge la interrogante también, de por qué no se establecen políticas estatales de desarrollo de tecnologías, como por ejemplo, una industria nacional de baterías o tecnologías acorde. Hoy vemos que Tesla llega a Chile y CORFO acuerda permitir a SQM aumentar la cuota de explotación para satisfacer la demanda de Tesla.

¿Y cómo vamos ahí?

Bien, la triste realidad parece no ser beneficiosa en forma directa para Chile, dado que como se explica anteriormente, el Estado solo percibe ganancias en forma de royalties, arriendo de los paños a SQM y por el cobro de impuestos, esto, en términos reales no es mucho comparado con lo que podría estar entrando en las arcas estatales, nuevamente nos preguntamos: ¿Por qué?

Hoy observamos lo importante que está siendo el litio para el mercado mundial, por algo vemos a Andrónico Luksic (por medio de Antofagasta Minerals) traer la Fórmula E, así como un incremento importante de vehículos eléctricos en forma de ciclomotores varios, aparatos móviles que duran cargados cada vez más tiempo. En fin, el litio hoy por hoy parece ser claramente el mineral del “futuro”, y tal como sucedió con el salitre y el cobre, no parecemos ver los beneficios directos de su explotación estatal.

Fuentes:
http://www.uchile.cl/noticias/109243/el-dilema-del-litio
https://www.reuters.com/article/us-tesla-chile/chile-open-to-increasing-sqm-lithium-quota-to-satisfy-tesla-corfo-idUSKBN1FI2G7
http://www2.latercera.com/noticia/corfo-y-rockwood-firman-acuerdo-para-produccion-de-litio-en-el-salar-de-atacama/