El cine siempre tiene la oportunidad de golpear al poder y mostrarse rebelde frente al discurso del personaje de turno.