Letras:  P0Y  / Gráfico explicativo: MVMNews

Esta semana Forbes publicó su ranking anual de billonarios en el mundo. En dicho ranking aparece Sebastián Piñera con una fortuna de US$ 2.800M (Versus los US$ 2.700M de 2017), lo que en sí no es nada fuera de lo común y no parece estar fuera de la ley. El problema se produce cuando en mayo de 2017, el mismo Piñera, en una bullada declaración de patrimonio, indica que su fortuna sería cercana sólo a unos US$ 1.170M.

Cabe preguntarse entonces ¿Dónde están los US$ 1.600M faltantes? ¿Fue fiel a la verdad la mentada declaración? ¿Está recurriendo nuevamente a los llamados “Paraísos Fiscales” evadiendo así impuestos en Chile?

Bien, según la Ley #20.880 de Probidad en la Función Pública que en su artículo 7° indica específicamente qué se debe declarar, no sería incorrecta tal declaración, dado que lo único en el extranjero que debe declararse son los “bienes inmuebles” y/o derechos y acciones que le permitan controlar una sociedad, cosa que no hace según el fideicomiso ciego que firmó. Esto nos lleva a cuestionar un poco una ley que permite específicamente esta práctica y que da paso a declaraciones tales como “He declarado todo según indica la ley” o “Voy a ir más allá de la ley”. Asimismo, dicha ley parece apuntar directamente a los conflictos de intereses producidos sólo en el tiempo en el que un funcionario está en el cargo, por lo que cualquier acción realizada anteriormente no estaría considerada como sancionable.

A estas alturas, el cuestionamiento no apunta a lo puramente legal sino más bien a la dimensión ética y moral. Esta declaración de patrimonio si bien no es ilegal, sí es una mentira, una verdad a medias que pone de manifiesto, nuevamente, el doble estándar imperante tanto en la clase política chilena como en la persona del próximo Presidente de la República.

SOBRE PROBIDAD EN LA FUNCIÓN PÚBLICA Y PREVENCIÓN DE LOS CONFLICTOS DE INTERESES

Artículo 7°.- La declaración de intereses y patrimonio deberá contener la fecha y lugar en que se presenta y la singularización de todas las actividades y bienes del declarante que se señalan a continuación:

a) Actividades profesionales, laborales, económicas, gremiales o de beneficencia, sean o no remuneradas, que realice o en que participe el declarante, incluidas las realizadas en los doce meses anteriores a la fecha de asunción del cargo.
b) Bienes inmuebles situados en el país o en el extranjero. Respecto de los ubicados en Chile, deberá indicarse su avalúo fiscal y fecha de adquisición, las prohibiciones, hipotecas, embargos, litigios, usufructos, fideicomisos y demás gravámenes que les afecten, con mención de las respectivas inscripciones, sea que tengan estos bienes en propiedad, copropiedad, comunidad, propiedad fiduciaria o cualquier otra forma de propiedad. Respecto de los inmuebles ubicados en el extranjero, deberá indicarse el valor corriente en plaza de los mismos, en los términos del artículo 46 bis de la ley N°16.271. Asimismo, se deberá incluir aquellos inmuebles sobre los cuales ejerza otros derechos reales distintos de la propiedad.
c) Derechos de aprovechamiento de aguas y concesiones de que sea titular el declarante.
d) Bienes muebles registrables, tales como vehículos motorizados, indicando su inscripción en el Registro Nacional de Vehículos Motorizados y su avalúo fiscal, y las naves y aeronaves señalando su tasación, matrícula y los datos para su debida singularización.
e) Toda clase de derechos o acciones, de cualquier naturaleza, que tenga el declarante en comunidades, sociedades o empresas constituidas en Chile, con indicación del nombre o razón social, giro registrado en el Servicio de Impuestos Internos, porcentaje que corresponde al declarante en dichas entidades, la cantidad de acciones, fecha de adquisición de las acciones o derechos y el valor corriente en plaza o, a falta de éste, el valor de libros de la participación que le corresponde. También deberá incluirse los derechos o acciones que la autoridad o funcionario declarante tenga en sociedades u otras entidades constituidas en el extranjero, indicando los datos que permitan su adecuada singularización y valorización.
Cuando los derechos o acciones de que sea titular el declarante le permitan ser controlador de una sociedad, en los términos del artículo 97 de la ley N°18.045, o influir decisivamente en la administración o en la gestión de ella en los términos del artículo 99 de la misma ley, también deberán incluirse los bienes inmuebles, derechos, concesiones y valores a que se refieren las letras b), c) y f) de este artículo, y los derechos y acciones de que trata esta letra que pertenezcan a dichas comunidades, sociedades o empresas, en los términos referidos precedentemente.

 

En el siguiente video del 2017, Piñera especifica qué está declarando como patrimonio, en el minuto 1.00, indica claramente “Sociedades anónimas abiertas constituidas en Chile”. En ningún caso habla de su patrimonio en el extranjero, esto es sólo como muestra de cómo funciona su discurso.

 

Miremos el siguiente gráfico y las preguntas que levanta:

imageLikeEmbed.png

Este gráfico plantea las siguientes dudas:

  • Entre 2010 y 2017 (período que incluye la presidencia de la república), el aumento fue de 212.5 millones de dólares en promedio. El último año consigna aumento de sólo 100 millones. ¿Cuál fue el beneficio directo o indirecto a la fortuna Piñera durante la presidencia?
  • Es notoria la diferencia entre lo declarado (como patrimonio en Chile) y lo expuesto por Forbes. Según esto para 2017 el 70.37% de la fortuna de Piñera está en el extranjero y en 2018, el 58.21%. Si usted ha tenido un negocio en sociedad y tiene más del 50%, sabrá que son sus intereses los que gobernarán la empresa. En este sentido si los intereses de Sebastián Piñera no están en Chile, ¿No es acaso como estar en parte gobernado por un extranjero? (Sus intereses reales están en el extranjero)
  • Más allá de eso, la fortuna distribuida de esa manera, sin un mecanismo de retorno, ni tendencia a traerla de vuelta a Chile es un indicador de posible evasión tributaria en el mejor de los casos (recordemos los escándalos de empresas zombies, panamá papers y otros donde ha estado involucrado), y en el peor, que sus ojos no están en Chile y su gente, sino donde su bolsillo es más rentable, incluso con artimañas.