Al final Bruno Villalobos terminó culpando a un pajarito.