Es muy probable que tengas razón y exista el Cielo o el Infierno. Pero si vas a algún lado, seguramente serás bienvenido. Siempre en nuestros corazones y pensamientos.