Nadie sabe para quién trabaja…