Hace un tiempo, @gespinozab, publicó este excelente análisis sobre la realidad y los mitos de la inmigración en Chile, conversamos con él y accedió a que lo publicáramos en forma de nota.

Caza-mitos: Inmigración en Chile.

Por: Gonzalo Espinoza Bianchini (@gespinozab)

Nadie puede cuestionar que privadamente se pueda tener problemas con las personas provenientes de otras tierras. Especialmente cuando las características de esas personas son de una realidad muy diferente a la nuestra. Sin embargo, la exageración provocada por la ola de inmigrantes ha generado comentarios y conspiraciones dignas de un estudio en profundidad. Eso se lo dejo a los psicólogos y sociólogos que saben mucho más. Yo solo me creo un cazador de mitos.

En primer lugar, la percepción sobre la invasión de inmigrantes tiende a ser, en muchos casos, ficticia. Lo que ocurre es una concentración de inmigrantes en determinados sectores. Eso genera una sensación de colapso con la llegada de extranjeros. Esto se explica muy bien el estudio de los investigadores Diana Ramos, Miren Herranz, Elza Techio y Darío Páez (2005). Para exponer esto, muestro dos gráficos realizados por las investigadoras del Observatorio Político Electoral de la Universidad Diego Portales, Francisca Jara y Renata Cirano. Se puede apreciar que la cantidad de inmigrantes totales es nula comparada con la población total. Es más, si el desarrollo de un país dependiera de la proporción inmigrantes-nativos, seriamos un país tremendamente subdesarrollado (al igual que ahora).

001

¿Qué tipo de inmigrante llega a Chile? Espera ¿Existe más de un tipo de inmigrante? Si, son muchos tipos y todos tienen diferentes razones para ir de un lado a otro. Algunos se van siguiendo el amor, otros porque vuelven sus padres nacieron en otro lado y quieren volver ahí. Por supuesto, otros se van de sus países en busca de mejores oportunidades. Este inmigrante es el que viene a Chile y es llamado en la academia como “inmigrante económico”. Estos se dirigen a países estables en materia económica, social y política. Bueno, Chile es uno de esos países. Además, vienen por otra razón. Las políticas migratorias en los países históricamente receptores de inmigración se han endurecido. Al inmigrante económico no le queda otra que tomar sus maletas y partir del John F. Kennedy hacia el Arturo Merino Benítez para buscar de una vida mejor. A propósito ¿recuerdan cuando dije que la “invasión” era ficticia? Bueno, es por el tipo de inmigración. Más del 90% de los inmigrantes están en zonas mineras del norte, en Santiago, Valparaíso y Concepción, centros del desarrollo chileno.Ahora, hay que asumir un problema. Nadie sabe exactamente cuántos son los inmigrantes que hay en Chile. Yo no lo sé, usted no lo sabe y el departamento de Migración no lo sabe. ¿Por qué? Porque hay un problema a la hora de saber cuántos son: ¿Contamos a todos los que entran? Pero, y si un colombiano viene de vacaciones ¿lo contamos? Por eso no corresponde mostrar a los que entran como un dato que valida el argumento de la invasión de inmigrantes. Tendremos que esperar los resultados del Censo para saber cuántos son. Yo creo que serán menos del 10% de la población total.

¿Los inmigrantes que llegan no son lo mejor de sus países? Mira, quizás no sean lo mejor de sus países, pero aún así pareciera que son mejores que nosotros en varias cosas. En primer lugar, el promedio de los años de educación de los inmigrantes es más alto la de los chilenos. ¿Qué la educación del chileno es más alta que la del haitiano? Puede ser, pero mucho ojo, el argumento “llega la escoria de los países” puede aplicar a cualquier país menos a Haití. Los haitianos que salen son de lo mejor de su país. -Pero los inmigrantes son delincuentes. NO. Las explicaciones más comunes van asociadas al miedo que produce la concentración de inmigrantes en países que son culturalmente homogéneos (como nosotros). Si quiere saber más sobre dicho tema, hay un estudio de Ted Brader, Nicholas Valentino y Elizabeth Suhay (2008) que lo profundiza.

Pero veamos que han escrito sobre la migración en Chile. En 2017, Bernardo Navarrete, investigador de la Universidad de Santiago, muestra que en Chile existe una opinión favorable respecto al diseño de una política de inmigración que considere al multiculturalismo como un marco de gestión de la diversidad étnico-cultural. No es cierto que el chileno sea xenófobo, más bien pareciera ser que los xenófobos gritan más fuerte.

Pero la encuesta de Bernardo Navarrete fue hecha por él y para esa determinada investigación. ¿Qué dicen las encuestas de opinión sobre el tema? La encuesta CEP N°79 del 2017 preguntó por diferentes efectos que los inmigrantes pueden producir. En base a esto, los siguientes gráficos muestran la probabilidad que tienen diferentes grupos de estar de acuerdo con las preguntas. Mientras más arriba, mayor es la probabilidad de estar de acuerdo.

El primer gráfico muestra la afirmación “Los inmigrantes elevan los índices de criminalidad”. Las probabilidades se pueden ver en base a la educación del individuo y a la tendencia hacia el autoritarismo que puede tener una persona. Donde las personas que dicen preferir un autoritarismo en ocasiones son más propensas a ese tipo de gobierno. Lo que se aprecia es que las personas con menor educación y que justifican una dictadura en ciertas ocasiones tienen una mayor probabilidad de creer que los inmigrantes elevan los índices de criminalidad.   

Ahora, si consideramos la pregunta “Los inmigrantes mejoran la sociedad chilena”, se muestra que las personas a mayor edad, menor probabilidad de estar de acuerdo con esa premisa. Por otro lado, si consideramos regiones, los residentes del norte tienden a tener una probabilidad muy por debajo que los residentes del resto del país (los segundos con peor percepción en esta premisa son los residentes de la RM).

002

Por último, veamos la clásica pregunta “Los inmigrantes quitan trabajo a los chilenos”. La evaluación se hace en base al nivel socioeconómico y la tendencia hacia gobierno autoritario (dictadura). Acá se da algo curioso porque, si bien las personas de ingreso bajo tienden a estar más de acuerdo que los otros sectores con que los inmigrantes quitan el trabajo, si una persona es de nivel socioeconómico bajo, pero cree en la democracia, tiene menor probabilidad de creer que los inmigrantes quitan los trabajos que una persona de nivel alto, pero con tendencia hacia gobiernos dictatoriales. ¡Creer en la dictadura es más importante que el nivel socio-económico para explicar la creencia de que los inmigrantes nos quitan el trabajo!

005

Fuente: Elaboración propia con datos de la encuesta CEP N°79.

En definitiva, creo que no hay que acusar a la derecha de xenófoba. Creo esencialmente que aquellos xenófobos son parte de la derecha más dura. Esa que sigue venerando a Pinochet. El grupo anti-inmigrantes es reducido, pero con una gran presencia en medios de comunicación tradicional (TV, Radios o Diarios) y digital (Twitter, Facebook, entre otros). Esto intensifica la connotación negativa de los efectos de la inmigración, convirtiéndose en un círculo vicioso gracias a las redes sociales: Los medios tradicionales incitan una percepción negativa del inmigrante, esto lleva a los grupos xenófobos a utilizar dichas informaciones en redes sociales y finalmente el medio de comunicación tradicional toma el escándalo en redes sociales y lo reproduce.

En definitiva, no existe una invasión de inmigrantes, sólo una concentración. Es más, las percepciones más negativas están en la zona norte y en la Región Metropolitana. Los inmigrantes no son delincuentes. Si llegan a ser delincuentes, los chilenos seríamos aún más delincuentes que ellos. La mayoría está a favor de un marco regulatorio que proteja la multiculturalidad. Los medios de comunicación tradicional (TV, Radios o Diarios) y digital (Twitter, Facebook, etc.) intensifican el efecto negativo de la inmigración. La ideología no determina la xenofobia, más bien es la preferencia por gobiernos dictatoriales (pinochetismo en éste país). Al menos, si después de esto a usted le siguen pareciendo mal los inmigrantes, acepte lo que es, un xenófobo. No justifiquen la exclusión de inmigrantes en mitos que se caen a pedazo.