03/04/2018

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Iquique dictó hoy –martes 3 de abril– veredicto condenatorio en contra de Carlos Alberto Valencia Castro, Ángelo Antonio Muñoz Roque, Abraham Ruperto Caro Pérez y Manuel Jesús Carvajal Fabres, en calidad de autores del delito consumado de detención ilegal de José Vergara Espinoza. Ilícito perpetrado el 13 de septiembre de 2015, en la comuna de Alto Hospicio.

En forma unánime (causa rol 794-2017), el tribunal –integrado por los magistrados Juan Ibacache (presidente), Franco Repetto y Carlos Contreras (redactor)– tras la deliberación de rigor y recalificar el delito de secuestro calificado a detención ilegal, dio por establecido tanto la ocurrencia de los hechos como la participación que les cupo en ellos a los funcionarios de Carabineros dados de baja.

“El tribunal estimó que se configuraba el delito de detención ilegal y no el tipo básico de secuestro, en virtud de que los acusados llegaron al domicilio de la víctima por una derivación de CENCO, por daños, desórdenes y ley 20.000, verificando en el inmueble, la efectividad de aquello, toda vez que la propia testigo Jacqueline Soto, que realizó el llamado para solicitar la presencia policial al nivel del 133, señaló que José Vergara había botado un barril con agua y quebrado un televisor, indicándole a personal policial, a la sazón los enjuiciados, que estaba enfermo, por lo que aquellos, con la apariencia de un delito flagrante, procedieron a su detención y traslado de José Vergara, teniendo presente que el control de legalidad exhaustivo es ex post, y que las exigencias de una denuncia solo dicen relación con la comunicación de la noticia criminis, y no otros requisitos, considerando que actualmente se le da validez incluso a la denuncia anónima”, consigna el acta de deliberación.

Dictamen que agrega: “En ese contexto, los acusados detuvieron a José Vergara, sin embargo, en la ruta, decidieron trasladarlo al sector del inicio de la ruta A-414 camino a Caleta Buena, tornando la apariencia de legalidad inicial de la detención, en derechamente ilegalidad, al no encontrarse prevista tal situación, y siendo además arbitrario el actuar, es decir, sin razón o motivo que lo justifique, extralimitándose en sus funciones, y no estando comprobada la representación alegada, toda vez que los dichos de los acusados Carvajal y Muñoz no fueron vinculados con otro medio de convicción a este respecto”.

En la causa, el tribunal decretó, además, la absolución de los expolicías de la acusación fiscal que los sindicaba como autores del delito de falsificación de instrumento público, tras establecer que en la especie no concurren los requisitos para establecer su participación.

“Por otra parte, la decisión de absolución por el delito de falsificación de instrumento público en relación a todos los acusados, se fundó principalmente en que el documento denominado “hoja de ruta” se estimó que no cumplía con las exigencias para tenerlo desde un punto de vista penal como documento o instrumento público, ya que, según se expuso por los testigos, se trata de un documento interno, que se realiza por costumbre, tiene diversas casillas en que se llena la información que se utiliza para fines principalmente estadísticos y de cursos de acción, esto es, una suerte de “check list” que no se suscribe por quien lo completa dentro de una patrulla, el que no tiene reglamentación acerca de sus formalidades y cuál es el competente funcionario para llenarlo, según lo que se expuso en el juicio, por lo que deviene en un documento que no tiene funcionalidad pública, o en otros términos que de fe respecto de terceros en el tráfico jurídico con carácter permanente”, afirma la resolución sobre este punto.

La audiencia de lectura de la sentencia –que será redactada por el juez Contreras– quedó programada para las 13 horas del próximo miércoles 11 de abril.

Ver noticia