Por: @Mairatrix

Si bien hemos aprendido las lógicas políticas que ocurren en el mundo, van por ciclos y todo eso, pero de que las quieran hacer así, es de idiotas, especialmente los fachitos que quieren que esté todo como está.

Me explico lo mejor posible; especialmente usando el teorema Star Wars:

Con la llegada del séptimo capítulo hace un par de años, vimos que de nuevo surgió el Lado Oscuro llamado Primera Orden. Acá, en Chile, está ocurriendo exactamente lo mismo pero en versión Fruna, Acuenta, ustedes decidan. Ordinario. Todo por culpa de una pulga que llevaba la bacteria, chupó la sangre y escupió tan fuerte que varios fachos (por sobre todo) se tragaron la gota miscroscópica, y al primero que se levante destruye todo lo poco y nada que se logró construir hasta hacerse líder. Y no hablo de Kylo Ren, me refiero el presimiente Piraña.

Sí. El mismísimo que dijo que las mujeres se tiran al suelo y se hacen las muertas y los hombres pisan de las mujeres y se hacen los vivos (algo así), que el rodeo es un deporte saludable, que el embrión está por encima de la mujer -y de la niña-, que la educación es un bien de consumo y que el sexo se cambia cada cierto tiempo. Todos esos comentarios lo hacen un tipo ordinario, destruyendo las pocas leyes que recién se pudieron aprobar (como la ley de Aborto en 3 causales, gratuidad en educación en siquiera tres cuartos para llegar al Universal) y se hizo un líder de los perros conservadores y extremo religiosos. Más penca que la Primera Orden (sin defenderla, ojo).

Y ese mismo “ciclo” no solo está ocurriendo en Chile, también en otros países donde se suponía que respetaban más los derechos humanos, se fue todo al tacho de la basura, como por ejemplo en EE.UU. con Trump y en Brasil con Temer. Están manteniendo el dogma de que los eventos políticos están pasando por un ciclo. Al menos en Europa son un poco más cuerdos que equilibran el paso de los stormtroopers que se quieren de electores y no lo permiten del todo. Lo que logra ese mismo balance sin moverse demasiado como ocurre aquí y en otros países conflictivos democráticamente.

Yendo más atrás, ocurrió exactamente lo mismo hace más de cuarenta años cuando instalaron la dictadura con armamento gringo, milicos sumisos, mayoría fanáticos; Los Sith. Esos mismos junto con su líder, el General, el Darth Vader que levantó la orden de invadir todo lo poco que se estaba construyendo bajo el gobierno de Allende, como por ejemplo el retorno del cobre a manos chilenas. Los que fueron líderes de sindicatos, comunistas, Jedis en término igualitario, fueron perseguidos y eliminados en un número grande, y pocos tuvieron la oportunidad de salvarse yendo a otros países. Nunca olvido la frase de Yoda en el tercer capítulo: “Al exilio, debemos ir”.

Esa última  frase fue la que me caló hondo, comprender que lo que estaba ocurriendo con la persecución de los Sith hacia los Jedi era lo mismo que pasaba (y todavía pasa) en este país, eso de perseguir a los que piensan diferente o defienden tanto la igualdad como la diversidad. Nos quieren confundir con frases sensibles cuando por dentro no dejan de ser la lacra que quiere eliminar y hacer un mundo rubio, de ojos azules, misóginos y heterosexualmente religiosos.

Cuando llegó el año 1990 (en el que nací), en el que se suponía que con un nuevo presidente se acabaría (siquiera en buena parte) la muerte por nada, la censura por nada, nos dimos cuenta que en la época noventera de la Transición era nada más en realidad el comando Imperial. Sin necesidad de una Estrella de la Muerte pues, estaba dividida entre miembros que seguían en el cargo político y habían apoyado la dictadura. El Imperio duró bastante para creerlo; las cosas se estaban alivianando cuando Bachelet llegó por primera vez a la Moneda, como si se hubiera encontrado el punto débil de dicha Estrella y se podría destruir. Ocurriendo de forma lenta pero válida hasta que se comprendiera que la estábamos arruinando en convertirnos en una legión nueva de fachos.

Lamento decir, que también solía hablar mal de la gente. Era una pendeja que se dejaba llevar por las órdenes; que era malo eso y que lo bueno era lo otro. Lo que me despertó fue el ver que el bullying que sufrían las minorías sexuales era lo mismo por lo que sufría en la escuela hasta usar mi rabia como manera de castigar a quienes no me dejaban en paz (confieso ser gore) porque, las autoridades de la escuela, padres y los míos, no hacían solución y tenía que hacerlo por mí misma. Estaba por convertirme en una stormtrooper hasta que decidí huir y encontrar la paz mediante petición de justicia no solo por las redes sociales, sino en lugares donde podrían escucharme. Terminé por ser la única de la familia que está equilibrando el Lado Oscuro con la Luz y hacer una fuente de energía infinita como lo haría un Jedi hasta un padawan.

La gente aún puede hacer eso, aunque nos traten de policía twittera, comeguaguas comunistas, no nos importa. Somos personas que buscan por siglos hacer realidad tres palabras: Justicia, Igualdad y Tolerancia. Sé que es difícil hacerla estando rodeado de fachos que buscan su propio significado de esas palabras hasta que les sale el tiro por la culata. Ahí es cuando podremos reír. Las leyes del Karma siempre estarán ahí, no importa cuánto tarde. El Lado Oscuro siempre estará ahí, pero nosotros, la Luz, lo podremos equilibrar si resistimos manifestando nuestro descontento con el récord de injusticias que está creando la versión Acuenta de la Primera Orden. No se trata de cambiar a la persona, sino hacer que vea por sí misma las injusticias y hacer lo que es imposible para el facho: pensar. Si vimos a un strormtrooper huyendo de su grupo en el séptimo capítulo; significa que aún tenemos patria, ciudadanos.

Para todos, todas y todes que están afilando sus espadas láser para iluminar el mundo, les digo con todo mi aliento: Que la Fuerza los acompañe. Suerte, amig@s.