A 103 días de huelga y el gobierno de Piñera ha optado por la indiferencia ante la demanda de la autoridad mapuche que necesita asistir, sólo por 48 horas, a renovar su Rewe.

Por: Pascual Pichun (@TotoPichun)

WALLMAPU/ En Wallmapu, estos días, llueve incesantemente como entristecido por los casi 90 días de huelga de hambre que cumple el machi Celestino Córdova en la cárcel penitenciaria de Temuco. La autoridad espiritual necesita renovar su Rewe, lugar ceremonial donde están los newen, las energías, para sostenerse como Machi. Él es interlocutor, el nexo entre las fuerzas de la naturaleza y las personas; ese es su rol, pero está impedido de hacerlo por encontrarse encarcelado, acusado como único culpable en el caso del incendio a la hacienda de los colonos suizos Luchsinger-Mackay.

Es el único condenado a 18 años de cárcel por el caso que acaeció en enero del año 2013 y que lo mantiene en prisión desde aquel verano, luego de un, por decir lo menos, irregular proceso judicial que no pudo comprobar fehacientemente su participación. “El juicio a Celestino estuvo marcado por un sesgo político que muy bien aprovechó el primer gobierno de Piñera para consolidar la idea que en la Araucanía hay terrorismo”, señaló su abogado defensor Jorge Guzmán Tapia en entrevista a el Periódico El Resumen.cl.

Es de conocimiento público, gracias al portal de Temuco soychile.cl, que la familia Luchsinger y la Mackay sostenía fuertes disputas por tierra en la misma época del atentado. El medio reseñado publicó varias fotografías con escenas dramáticas donde incluso se tiraban tractores encima. Las imágenes fueron publicadas el día 19 de julio del 2013, día en que además fueron golpeados los enviados de prensa, razón por la cual el colegio de periodistas se hizo parte de una querella en contra de la familia Luchsinger, quienes fueron los agresores.

Con esto en mente, no deja de llamar la atención que la fiscalía desechara todas las otras hipótesis que perfectamente podrían haber decantado en los Luchsinger Mackay, para centrarse exclusivamente en la persecución del machi Celestino Córdova y la machi Francisca Linconao, junto a otros 10 comuneros mapuches quienes fueron apresados meses más tarde y que, por estos días, se encuentran nuevamente en los tribunales en un segundo juicio, esperando un nuevo dictamen, pese a que fueran declarados inocentes de todos los cargos.

La persecución a las y los machi ha sido una constante de la justicia chilena en los últimos años. Es por ello que, en los últimos días, miles de personas han salido a manifestarse en marchas en apoyo a la demanda de la autoridad espiritual y denunciando el clima de represión y persecución agudizado nuevamente por el segundo mandato de Sebastián Piñera.

La situación es de extrema gravedad debido a los días que han pasado sin que el machi consuma alimentos. Córdova muestra secuelas que pueden ser irreversibles, según ha señalado el Colegio Médico de Chile, que mantiene un constante monitoreo de su salud. De hecho ha tenido que ser trasladado, en varias ocasiones, por los constantes mareos y la pérdida de conciencia a raíz de la significativa baja de peso.

Pese a su estado de salud, y ante la tozudez del gobierno derechista que intenta impedir una salida a la demanda de la autoridad espiritual para asistir a su lugar ceremonial por sólo 48 horas, la autoridad mapuche se ha mantenido firme con la medida de presión, amparado siempre en la legalidad internacional, en los derechos consagrados en el convenio 169 de la OIT. Esperamos que se sumen a las convocatorias de las movilizaciones de los próximos días en las ciudades más importantes del sur de Chile.