09/05/2018

El Décimo Noveno Juzgado Civil de Santiago condenó al Estado de Chile a pagar la suma total de $15.315.551 (quince millones trescientos quince mil quinientos cincuenta y un mil pesos) a transeúnte que fue arrollado por carro policial, en 2012.

En el fallo (causa rol 16.301-2016), el juez Álvaro Cayuqueo Pichicón ordenó al fisco pagar $15.000.000 (quince millones de pesos) por daño moral, y $315.551 (trescientos quince mil quinientos cincuenta y un pesos) por los gastos médicos en que incurrió la víctima del atropello producido el 9 noviembre de 2012, en la intersección de Bandera con Catedral, en el centro de Santiago.

“Que, tal como se señaló en el considerando precedente y atendida la íntima relación que existe entre aquellos, se procederá al análisis conjunto de los dos primeros elementos ya señalados, esto es, la acción u omisión ilícita del agente, con culpa o dolo de su parte. En este sentido ha de establecerse en primer término que para que exista responsabilidad “es necesario que el daño provenga de un comportamiento objetivamente ilícito, contrario al ordenamiento jurídico, contrario a lo justo” (“Lecciones de Responsabilidad Civil Extracontractual”, pág. 119, Editorial Jurídica de Chile, año 2003), y que la valoración de la licitud de este comportamiento puede fundarse ya sea en una infracción a un deber legal expreso, o en la transgresión del principio general de que no es lícito dañar sin causa justificada a otro. De ahí la íntima relación existente entre este elemento y la imputabilidad o reproche (culpa o dolo) del agente”, sostiene el fallo.

Resolución que agrega: “En la especie, se han de analizar como probanzas idóneas de las rendidas por la actora los documentos singularizados a los numerales 1, 2, 3 y 14 del motivo octavo que antecede. En este sentido, la sentencia emanada del Segundo Juzgado Militar de Santiago de fecha 08 de julio de 2015, establece en su considerando Sexto que el procesado “admite haber sido el conductor del vehículo policial y haber virado a la izquierda desde calle Bandera hacia Catedral y haber atropellado a la víctima…”. En este mismo orden de ideas el considerando Octavo de la misma refiere que “… la acción del acusado de virar hacia la izquierda desde calle Bandera a calle Catedral, continuar su marcha, pese a enfrentarse a un paso de peatones debidamente demarcado por donde circulaban personas a quienes además les favorecía la luz verde del semáforo, además de ser descuidada e imprudente, importa una abierta infracción a las normas reguladoras del tránsito…”.

“A su vez –continúa–, del expediente tramitado ante el Segundo Juzgado Militar de Santiago, se aprecia que a fojas 16 con fecha 20 de noviembre de 2012, existe una confesión expresa del conductor del vehículo José Letelier, respecto a los hechos de la causa, en específico, haber atropellado a la demandante. En este sentido, y atendida la naturaleza del cuasidelito cometido por el Carabinero José Sebastián Letelier Letelier, se tendrá por cumplido los primeros 2 requisitos”.

“(…) la demandada ha esgrimido como parte de su defensa, que no se ha acreditado en autos que el vehículo que atropelló a la demandante fuera de su propiedad. Al respecto, de las probanzas ya analizadas, en especial del proceso llevado en sede de justicia militar, así como también de lo señalado en el Parte Denuncia N° 12918, de fecha 11 de noviembre de 2012, ha resultado acreditado que dicho vehículo correspondí a un furgón policial de propiedad de Carabineros de Chile. Así las cosas, detentando el Fisco de Chile la representación de Carabineros de Chile en el actual proceso, se ha de desestimar la alegación análisis, debiendo continuarse con el análisis de los demás requisitos para efectos de configurar la responsabilidad alegada”, concluye.

Ver noticia