A Propósito del HT #YoNoVeoTVN (promovido por la derecha entre el 27 y 28 de junio en Twitter) y la Teoría Conspiranoica sobre un Supuesto “Marxismo Cultural”

 

 Por: @HalunkeValnor

El hecho de que la ultraderecha hable tanto sobre “marxismo cultural”, “ideología de género” y semejantes, se debe a que la gran mayoría de este tipo de personas poseen una “personalidad autoritaria”. Con este tipo de personas es imposible el diálogo debido a que los argumentos racionales no tienen efecto alguno, pertenecen a un fenómeno intrínsecamente irracional, donde la simple opinión tiene más peso que evidencia contrastable (doxa versus episteme), estos sujetos, además, carecen de empatía con personas en situación de minoría, es decir, no son capaces de conectar o asumir experiencias sobre grupos históricamente discriminados. Si en algún minuto se lograra detener el odio que expresan sobre las minorías,  cuestión por cierto poco probable, no deberíamos sacar cuentas alegres pensando quizá en una “redención” de estos grupos ya que, segura e inexorablemente, esa hostilidad la enfocarán en una nueva minoría.

Theodor Adorno explica que las personas con “personalidad autoritaria” son incapaces de adaptarse a los cambios que se presentan en el mundo, ya sea nivel a cultural, de las ideas, etc. Ante esto, necesitan buscar refugio en conspiraciones que construyen y difunden para así escapar de una realidad que no entienden, encerrándose en una burbuja, en un hiperrealismo peligroso. ¿Por qué es peligroso? porque personas con estas características son capaces de agredir e incluso matar en aras de su realidad paralela. El 22 de julio de 2011, fueron asesinadas 77 personas en Noruega a manos del terrorista Anders Breivik. ¿Su motivo?, simple, asesinar a “marxistas culturales” debido a que eran los culpables de los problemas del mundo actual.

Las personas que suscriben la conspiración paranoica del marxismo cultural son peligrosas para la democracia y nuestras vidas, en este tipo de personas descansa el germen que sustenta gobiernos totalitarios y ya sabemos las consecuencias funestas que ello trae consigo.