Como si no hubiera suficiente angustia en el mundo, con la telenovela de Washington, #MeToo, falsas alertas nucleares y un sentimiento general de aprensión, ahora también tenemos un creciente sentido de alarma sobre cómo los teléfonos inteligentes y sus aplicaciones están impactando a los niños.

Sólo en los últimos días, The Wall Street Journal publicó una larga historia sobre el “Dilema de los padres” de cuándo darle a los niños un teléfono inteligente, citando historias de adicción, trastorno por déficit de atención, aislamiento social y malestar general. Dijo uno de los padres: “Se siente un poco como tratar de enseñarle a tu hijo a consumir cocaína, pero de una manera equilibrada”. El New York Times publicó un artículo en su sección de negocios titulado “It’s Time for Apple to Build a Less Addictive iPhone” (Es hora de que Apple construya un iPhone menos adictivo), haciéndose eco de un coro creciente en Silicon Valley sobre el diseño de productos y programas que son deliberadamente menos adictivos.

Todo lo cual nos lleva a la pregunta: ¿Están estas nuevas tecnologías, que todavía están en su infancia, perjudicando a una nueva generación y erosionando algunos tejidos humanos básicos? ¿La preocupación actual por los teléfonos inteligentes es diferente de la ansiedad de otras generaciones por las nuevas tecnologías? ¿Sabemos lo suficiente para sacar alguna conclusión?

La alarma por los efectos corrosivos de las nuevas tecnologías no es nueva. Más bien, está profundamente arraigada en nuestra historia. En la antigua Grecia, Sócrates advertía que la escritura socavaría la capacidad de los niños y luego de los adultos para memorizar cosas. El advenimiento de la imprenta en el siglo XV llevó a las autoridades eclesiásticas a advertir que la palabra escrita podría socavar la capacidad de liderazgo de la Iglesia (lo que hizo) y que el rigor y el conocimiento desaparecerían una vez que los manuscritos ya no necesitaran ser copiados manualmente.

Ahora, considera esta pregunta: “¿El teléfono hace a los hombres más activos o más perezosos? ¿Rompe la vida familiar y la vieja práctica de visitar amigos?” Tópico, ¿verdad? De hecho, es de una encuesta realizada en 1926 por los Knights of Columbus acerca de los teléfonos fijos.

El patrón de tecnofobia se repitió con el gramófono, el telégrafo, la radio y la televisión. El tropiezo que la imprenta llevaría a la pérdida de memoria es muy similar a la creencia de que Internet está destruyendo nuestra capacidad de recordar. En la década de 1950, los informes sobre niños pegados a las pantallas se volvieron más “agresivos e irritables como resultado de experiencias sobreestimulantes, lo que conduce a noches de insomnio y días de cansancio”. Esas pantallas, por supuesto, eran televisores.

Luego vinieron los temores de que el rock and roll de los años cincuenta y sesenta rompiera los lazos familiares y socavara la capacidad de los niños y niñas para convertirse en miembros productivos de la sociedad. Y advierte en la década de 2000 que los videojuegos como Grand Theft Auto, en palabras de la entonces senadora Hillary Rodham Clinton, “robarían la inocencia de nuestros hijos, haciendo aún más difícil la difícil tarea de ser padre”.

El hecho de que estos temas se hayan desarrollado de forma benigna una y otra vez no significa, por supuesto, que esta vez todo vaya a salir bien. Las tecnologías de la información del libro impreso en adelante han transformado las sociedades y trastornado las costumbres y el orden social preexistentes.

Por lo tanto, no es de extrañar que la preocupación por los niños y los teléfonos inteligentes haya ido en constante aumento, y los medios de comunicación se han dado cuenta de ello. Durante la última década, los investigadores han estado tratando de establecer un vínculo entre la depresión adolescente y el uso obsesivo de teléfonos inteligentes. También lo han hecho los padres, que oscilan entre la autocomplacencia y el pánico mientras observan a sus hijos -y a sí mismos- cada vez más apegados a sus dispositivos.

Parece haber una investigación considerable que sugiere una relación poco saludable. Se dice que los adolescentes están más aislados y son menos propensos a socializar físicamente con sus compañeros, ya que pasan más tiempo solos en sus habitaciones usando dispositivos para conectarse con otros adolescentes que también están, presumiblemente, solos en sus habitaciones. Eso, entonces, se dice que se correlaciona con menos sueño, disminución de la capacidad para concentrarse, para recordar y para hacer conexiones personales significativas, junto con un aumento de la depresión y el tedio.

Vale la pena escudriñar estas conclusiones. La era de los teléfonos inteligentes tiene apenas una década y data de la introducción del iPhone por parte de Apple en 2007. Eso es un nanosegundo en la evolución humana. No importa lo que creamos saber ahora, simplemente no sabemos cuáles son o serán los efectos a largo plazo de los teléfonos inteligentes, del mismo modo que las generaciones pasadas no podrían deducir los efectos de todas esas tecnologías anteriores en los estados de ánimo, las relaciones y el desarrollo cognitivo.

Las estadísticas aquí tienen una manera de transmitir certeza, como, “los adolescentes que pasan cinco o más horas al día (frente a menos de una) en dispositivos electrónicos son 51 por ciento más propensos a dormir menos de siete horas“. O bien, “alrededor del 16 por ciento de los estudiantes de secundaria del país fueron intimidados en línea en 2015”, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Los niños que son víctimas de acoso cibernético son tres veces más propensos a contemplar el suicidio, según un estudio realizado en JAMA Pediatrics en 2014. Con tales hechos y cifras, ¿quién podría argumentar que hay algo de qué preocuparse? Si a esto le sumamos el creciente malestar de las grandes empresas de tecnología, como Facebook, por los efectos corrosivos de los rumores y las noticias falsas en sus canales, y de ejecutivos como el ex vicepresidente de Facebook, Chamath Palihapitiya, que han desatado una fuerza potencialmente destructiva, el argumento parecería hermético.

Excepto que no lo es. La aprehensión generalizada de los padres, combinada con estudios que duraron sólo unos pocos años, con pocos puntos de datos y pocos controles, no constituye un caso inequívoco. ¿Existe, por ejemplo, un grupo de control de adolescentes que pasaron una cantidad equivalente de tiempo viendo la televisión en los años 70 o jugando videojuegos arcade en los años 80 o en salas de chat de Internet en los años 90? No la hay. Puede que temamos los efectos del smartphone, pero parece que tememos una incertidumbre masiva sobre los efectos del smartphone al menos igual.

Cualquier nueva tecnología cuyos efectos sean desconocidos debe ser estudiada cuidadosamente, pero ese estudio debe comenzar con una pizarra en blanco y una mente abierta. La pregunta no debería estar enmarcada por el daño que causan estos dispositivos y tecnologías, sino más bien por una pregunta abierta sobre sus efectos a largo plazo.

Tomemos como ejemplo el vínculo frecuentemente citado entre el aislamiento, el acoso cibernético, la depresión y el suicidio. Sí, los índices de suicidio en los EE.UU. han ido en aumento, pero eso ha sido cierto desde principios de la década de 1990, y la prevalencia es más alta entre los hombres de mediana edad, que son los más perturbados por la naturaleza cambiante y la demografía del empleo, pero no son los adolescentes que pasan tantas horas pegados a sus dispositivos. El acoso cibernético es un problema, pero nadie mantuvo datos rigurosos sobre el acoso físico y psicológico en el siglo XX, por lo que es imposible saber si la tasa y los efectos del acoso han crecido o disminuido en una era cibernética. En cuanto a la depresión, allí también, nadie miró el síndrome hasta finales del siglo 20, y sigue siendo un término muy confuso cuando se utiliza en las encuestas principales. Es imposible decir con certeza cuáles son los efectos de la tecnología y la depresión, especialmente sin considerar otros factores como los ingresos, la dieta, la edad y las circunstancias familiares.

Algunos dirán que hasta que sepamos más, es prudente, especialmente con los niños, errar en el lado de la precaución y la preocupación. Ciertamente hay riesgos. Tal vez estemos reconectando nuestros cerebros para peor; tal vez estemos creando una generación de aviones teledirigidos. Pero también puede haber beneficios de la tecnología que (todavía) no podemos medir.

Considere incluso una receta anodina como “todo con moderación”. La información no es como las drogas o el alcohol; sus efectos no son simples ni directos. Como sociedad, seguimos sin encontrar el equilibrio adecuado entre el riesgo y la recompensa por esas sustancias. Pasará mucho tiempo antes de que nos enfrentemos plenamente a los pros y los contras de la tecnología de los teléfonos inteligentes.

Más que nada, las innovaciones que llamamos “tecnología” han transformado y mejorado las condiciones humanas. Puede haber habido alguna pérdida de comunidad, de conexión con la tierra y de pertenencia; incluso aquí, tendemos a olvidar que pertenecer casi significaba exclusión para aquellos que no encajaban o no creían lo que hacían sus vecinos. La conectividad de la tecnología actual puede destruir simultáneamente algunas comunidades y crear otras.

Net-net, ¿el arco se ha inclinado hacia el progreso? Eso está en el ojo del observador, pero cualquier evaluación justa debe considerar el progreso en los eternos desafíos humanos que estas tecnologías han proporcionado. El smartphone es el emblema de hoy en día de si uno cree en el progreso o en la decadencia. Es una herramienta poderosa, y cualquier herramienta de este tipo tiene la capacidad de hacer tanto daño como un gran bien. Encontrar el equilibrio nunca ha sido un fuerte humano, pero nunca ha sido más necesario.

Ver Original