Por @LaRubiaDelYoga Angie.png

Queda algo más de un mes para que termine el año, ha cambiado el tiempo y estamos en plena primavera. En esta época del año los cuerpos se tensan, y los hombros suelen ser el lugar de máxima tensión para todos aquellos que teclean, trabajan y se preocupan demasiado, cargando las tensiones a la espalda , como una mochila pesada… o un gremlin enganchado a la parte alta de la espalda.

Aquí va mi serie favorita y más efectiva para liberar “el bicho”. Puedes hacerla en cualquier momento del día, sólo necesitarás unos minutos. El resultado no solo es liberador, sino que además, te permitirá funcionar con más claridad tanto mental como físicamente.

1. Siéntate en el suelo, o en una silla, con las piernas cruzadas y los pies apoyados en el suelo. No te fuerces, busca una postura en la que puedas sentarte sobre los isquiones(1) y alarga la columna. De esta manera la respiración y la energía fluyen con más libertad, y te beneficiarás aún más del ejercicio.

Tómate un momento de conexión. Cierra los ojos y respira tres respiraciones largas y profundas. “Cárgate” al inhalar y “descárgate” al exhalar todo el aire, alargando un poquito más con cada exhalación.

Con los hombros relajados y el pecho hacía arriba , cruza el brazo derecho por delante del cuerpo y ayúdate con tu mano izquierda , haciendo una ligera presión en dirección al hombro izquierdo. Mantén la mano derecha activa, llevando el estiramiento hasta las puntas de los dedos. Cada vez que exhales, aleja el hombro derecho de la oreja y suelta todas las tensiones que encuentres. Respira 3, 5, o tantas veces como quieras, lentamente, llenando y vaciando completamente.

1

2. Aquí es donde se suele hacer un lío y acabar con los brazos hechos un nudo… a ver si me explico bien, paso a paso:

(1) Sube la mano izquierda en dirección al techo hasta que el codo izquierdo esté debajo del codo derecho. Ahora lleva la mano derecha en dirección al techo cruzando el brazo izquierdo hasta que las palmas se miren. Si puedes, junta las palmas o coloca una más arriba que la otra. Éste cruce separará los omóplatos (2), creando un espacio para ti mismo, de aire, o el color que más te guste. Intensifica éste efecto alargando el cuello (metiendo el mentón hacia adentro, alarga desde el tope de la cabeza, la columna, y alejando los hombros de las orejas. Crea una suave curva en la parte superior de la columna (no las lumbares), con la intención de elevar el corazón.

Aquí también, repite durante tantos ciclos de respiración como quieras. 3 está muy bien para empezar.

5

3. Deshacemos el nudo… y nos estiramos hacia el cielo… que está más allá del techo… y nos anclamos bien en la tierra desde los isquiones. Estira los brazos manteniendo los hombros bajos, encajando los omóplatos en dirección al suelo. Las manos están cruzadas, las palmas se miran. Si quieres intensificar un poco el efecto, presiona una mano contra la otra, suavemente.

Respira 3 a 5 veces (o las que quieras). Aquí es donde me gusta levantar las costillas, alejándolas de la cadera. El corazón se eleva, el rostro se relaja… mmmmh.

1
4. Baja el brazo izquierdo, alargando desde las puntas de los dedos hasta quedar paralelo al suelo ( o donde puedas). No se trata de hacerlo perfecto, pero sí con conciencia. La mano derecha baja rozando el brazo hacia la axila izquierda. Una ligera presión de la cabeza contra el brazo doblado te ayudará a abrir bien el hombro derecho. Respira… abre… goza… observa

2

5. Dobla el brazo izquierdo y , si puedes, toma tu mano derecha. Si no llegas, puedes usar un pañuelo, una cinta o un cinturón… todo sirve. Sube el pecho o el corazón… tú eliges la imagen que más te gusta. Relaja, respira… largo y profundo… y relajado al mismo tiempo.

3

 

6. Abrázate! Con el brazo derecho por encima del izquierdo, y, si puedes, mueve la columna libremente, baila, canta, date un buen abrazo… Festéjate!

4
7. Repite con el otro brazo.

¡Disfruta y libérate!

 

(1) Isquiones: huesos situados en la parte inferior de la pelvis.
(2) Omóplatos: es un hueso plano ubicado en la parte posterior y superior del tórax.