TO BIP OR NOT TO BIP

El Jamlet se pasea por Ñuñoa porque en las micros de allí se gana más plata. Es delgado, usa melena, barba y bigote. Iría de riguroso negro si no fuera por la cartulina blanca y arrugada que envuelve su cuello, un intento de collar isabelino que le imprime cierto aire renacentista a sus personajes. -¡Ser o no ser… Esa es la cuestión! -vocifera Jamlet, hablándole a una calavera plástica que sostiene entre sus manos frente a los pasajeros muertos de risa, pero atentos al acto. Sube un fiscalizador y Jamlet no tiene su bip! Se vislumbra un trágico final de escena.

Caperucita Rojas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s