SOLILOQUIO

Microcuento ya publicado en La República de los Libros

Mi autito pasó la revisión técnica sin ningún tropiezo. gases: tiquitaca y todo lo demás en su punto. Es del 95, paga menos de 20 lukas de patente, está algo feito, un par de arrugadas por fuera, pero mecánicamente está perfecto. No cuesta ni un millón de pesos en el mercado, porque no impresiona a nadie 🙂 es un miserable sedán, con vidrios que hay que abrir con palanquita, sin aire acondicionado, ni equipo de música… 1600 cc eso sí 🙂 El mercado, lo tasa según sus reglas… la más importante: que despierte la envidia de los vecinos. Yo lo valoro según mis reglas: Me lleva donde quiero, lo estaciono en cualquier parte, no queda en pana, pasa la revisión técnica a la primera, frenos, dirección, motor impeques… es seguro, sale barato arreglarlo, la patente la pago en una cuota sin endeudarme ni dejar de comer para eso, cuando le pego un rayón digo: buuuu, otro más y no sufro ni me angustio, subo a los perros que rompen un poco los asientos, los seres vivos que andan en él siguen valiendo más que el auto… Definitivamente, amo a mi auto…

Trini Lathrop

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s