PROBLEMAS CON EL ASCENSOR

NAIDEN

Tuvo que subir a pie porque el ascensor estaba en reparaciones. Eran diecinueve pisos hasta su departamento. Comenzó pisando el primer escalón rápidamente con ánimo, pero al llegar al quinto piso estaba hecha polvo, apoyó las manos en sus muslos y jadeó unos momentos, recuperó un poco de aire y siguió subiendo adormilada hasta que no pudo más: estaba en la azotea. Miró Santiago, suspiró (recordó porqué estaba ahí) y se tiró.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s