VIERNES SANTO

URSIDO ZURDO

Después de la muerte los clavos son retirados, no por tenazas, sino por palabras que junto a una caricia en la mano herida, te conducen a un leve descanso para resucitar libre de cadenas y de rencores, y así descubrir que este misterio trasciende la fe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s