DOMINGA

URSIDOZURDO

Que delicada era tu sombra cuando se confundía con tu silencio eternamente presente. Mirada curiosa q siempre jugará entre mis libros y mis descansos, cazando el lápiz que dibujaba los números que hoy me dan de comer. Descansa mi dulce gata, mi vieja linda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s