CARTA ABIERTA A LA MINISTRA DE EDUCACIÓN: MARCELA CUBILLOS

Señora Ministra Cubillos

Presente.-

Le escribo porque he seguido a la distancia, desde mi realidad de docente de Liceo Particular Subvencionado, el movimiento docente que miles de mis colegas han desarrollado desde hace casi, 5 semanas. De igual manera, me he dedicado a escuchar sus alocuciones (en las escasas veces que lo ha realizado) y usted le ha asignado a esta paralización un carácter político. Cuando la escucho, me es inevitable formular las siguientes preguntas: ¿sabrá la Ministra qué es realmente hacer política?, ¿Sabrá la Ministra que tanto ella, como yo, y todos los demás sujetos que convivimos en un espacio y opinamos sobre nuestro devenir ya somos políticos?

Ministra, déjeme decirle con el respeto que usted me merece que el movimiento docente hace harto tiempo dejó de ser un tema político- partidista (que es la expresión que usted debió haber usado siempre) para ser algo más profundo, vinculado con una visión de hombre, de mujer y de sociedad que, me da la impresión, usted está lejos siquiera de visualizar. Para graficarlo mejor, me gustaría contarle algunas cosas: la mayor parte de los docentes del país dormimos 4-5 horas diarias, trabajamos otras 8 horas diarias en uno o más establecimientos. ¿Qué hacemos en esas horas? Hacer clases, revisar y preparar evaluaciones, asistir a reuniones técnicas con nuestros superiores, atender a estudiantes y apoderados, ir a cubrir a colegas ausentes, entre otras labores. Si usted analiza esto, se dará cuenta que nuestro tiempo libre es limitado para poder descansar; ello, porque además muchos de nosotros nos quedamos meditando en las cada vez mayores necesidades emocionales y económicas de nuestros estudiantes, merced de un modelo económico que bajo una propaganda falsa de libertad, sólo les entrega privilegios a aquellos que tienen el poder adquisitivo necesario para ello.

Por otro lado, debemos someternos a evaluaciones que nos involucran preparar documentos, adquirir perfeccionamientos que, por cierto, no están resguardados dentro de nuestra carga horaria; por lo tanto, como estará pensando, también debemos hacerlas desde nuestro hogar. Lo anterior, genera un costo familiar alto, porque muchos docentes (entre los cuales yo misma me incluyo), para no atrasarse deciden reducir el ya escaso tiempo libre para trabajar en los deberes faltantes. Si a ello le suma que los apoderados de hoy presentan un escaso compromiso respecto del aprendizaje de los estudiantes, tomando las escuelas y liceos muchas veces como guarderías, prácticamente para conseguir logros con nuestros estudiantes debemos aplicar herramientas psicológicas, de asistencia social e incluso de terapeutas para lograr que ellos sientan que, en alguna parte, tienen el cariño que en el hogar. ¿Puede imaginarse, por lo tanto, la sensación diaria de agobio que sentimos al menos el 90% de los docentes a diario?

Ministra, con todo lo anterior, quisiera señalarle que nuestras diferencias con usted no se reducen a lo político- partidista, sino que a la falta de empatía que no solamente usted, sino que los Ministros de Educación de los últimos 20 años han tenido frente a lo que le expongo en las líneas anteriores. Nuestro problema no es la ideología que su gobierno presenta, el problema es que para usted todo se reduce a retomar las clases y desde ahí negociar; en ese sentido, me gustaría que me respondiera en qué tiempo no lectivo se puede hacer eso, si con la carga que tenemos muchas veces es imposible hasta compartir con todos los miembros de nuestras comunidades educativas. Entienda, por lo tanto, dos cosas del movimiento docente: que por primera vez, en años, los docentes nos atrevemos a unir problemas y situaciones que nos agobian, nos desgastan y muchas veces matan el interés por formar a niños y niñas del país: ¿no es esto, como usted misma lo ha dicho, clave en la Educación Pública? Un docente agobiado a diario, difícilmente sentirá toda la vida la motivación de apoyar a los niños presentes en la Educación general y en la Educación Pública en específico. Por otro lado, con el ajuste curricular que usted plantea, que me permito recordarle no estaba así cuando se mandó la consulta a los colegios, no solamente está sacando áreas del pensamiento que son fundamentales de desarrollar, sino también deja de manifiesto que desconoce la realidad de miles de colegios que, hasta infraestructuralmente, tendrán problemas para implementarlo.

Finalmente, Ministra, la invito amablemente a que antes de tomar decisiones en materia de Educación, se dé el ejercicio de permanecer dos días en una escuela vulnerable, de hacer clases en la materia que mejor domine a 45 estudiantes que no siempre querrán escucharla, de atender apoderados que pensarán que usted no hace nada por esos estudiantes y que se molestan por tener que ir a una entrevista personal porque los saca del trabajo, expresándolo en reiteradas ocasiones no siempre de la mejor forma. Luego de eso, que se siente a llenar el papeleo diario de un profesor, tales como la firma del libro de clases, el leccionario, las planificaciones, el material de clases; y si ello le parece poco, le invito a que se siente a reuniones técnicas supuestamente reflexivas pero que sólo terminan siendo informativas, con directivos que cuestionan temas que ellos también vivieron siendo docentes, pero que parecen haberlo olvidado.

Con lo anterior, quise decir que tanto usted como nosotros queremos que la Educación mejore, pero para eso, los docentes de Chile no necesitamos que se propongan soluciones desde un escritorio, sino que se hagan desde el pleno conocimiento de la realidad que, en simples palabras, intento darle a conocer en este documento. ¿Puede usted hacer eso, Ministra? Ojalá pueda responderme eso a mí y a miles de docentes que no queremos más pachotadas ni amenazas, sino respuestas concretas.

Lissette Ruminot Araneda

Docente de Historia, Geografía y Ciencias Sociales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s