VIERNES SANTO

URSIDO ZURDO Después de la muerte los clavos son retirados, no por tenazas, sino por palabras que junto a una caricia en la mano herida, te conducen a un leve descanso para resucitar libre de cadenas y de rencores, y así descubrir que este misterio trasciende la fe.

HOJAS

URSIDO ZURDO Las hojas saben volar. No es el viento quien las levanta,son ellas las que saltan sobre él. No le obedecen, no le pertenecen.Vuelan sólo con desearlo, ignoran las alturas y reposan donde quieren para volver a elevarse o dormir en la tierra y empezar a ser vida.